Preguntas frecuentes

En tres palabras: porque lo valen. Después de todo el esfuerzo, tiempo y dinero invertidos en tu película, quieres que llegue a toda la gente posible, ¿verdad? Pero no quieres distraer a tus espectadores con errores ortográficos o gramaticales ni con unos subtítulos asincrónicos que les estorben, ¿a que no? Quieres que se centren en la película y que la vean como se concibió originalmente. Para eso necesitas subtítulos profesionales.

El precio de los subtítulos depende de varios factores, especialmente de la combinación de idiomas y de la duración de la película. La tarifa por minuto puede variar dependiendo de los detalles específicos del proyecto, pero ten en cuenta que, por norma general, cuanto más dure la película, más costará subtitularla (pero créenos, no es para tanto). No dudes en contactar con nosotros para plantearnos tu caso.

¡Ya nos gustaría! Por desgracia, nadie domina todas las lenguas del mundo, y dado que no confiamos en la traducción automática (¡y tú tampoco deberías!), solo podemos ofrecerte nuestros servicios en las lenguas que sí dominamos: inglés, español, francés, alemán y catalán.

Bueno, depende del público al que pretendas llegar. Como traductores profesionales, somos conscientes de que a menudo se sobrevalora el conocimiento de inglés de la gente y creemos que los subtítulos siempre son de ayuda. Solo con subtitular tu película al inglés, será más accesible y disfrutable para un público potencial de 510 millones de hablantes no nativos.

En función de la duración de la película y de nuestra disponibilidad en un momento determinado, puede variar de una semana a un mes. Si necesitas los subtítulos para una fecha concreta, asegúrate de decírnoslo. Haremos lo que esté en nuestras manos para que los tengas a tiempo.

El formato de subtítulos más común es el SubRip (.srt), que es compatible con la mayoría de archivos de vídeo y plataformas en línea, como Vimeo o Youtube. También podemos entregártelos en cualquier otro formato que necesites (.ssa, .xml, .stl, etc.).

Básicamente, necesitamos dos cosas:

  1. Una copia de la película. Sería imposible crear los subtítulos sin tener acceso a la película completa. Vimeo, WeTransfer o Dropbox en este aspecto. Idealmente, deberíamos trabajar con una versión definitiva, ya que los subtítulos llevan códigos de tiempo y se ven claramente alterados por cualquier cambio en el montaje.
  2. Un guion o lista de diálogos. Si no tienes una, te recomendamos que hagas una transcripción de la película, ya que, con toda probabilidad, te será de utilidad más adelante. La idea es que necesitamos algún tipo de material de referencia para ahorrar tiempo y evitar posibles confusiones o errores de escritura (p. ej., con los nombres propios). Si no disponemos de ningún material de referencia, tendremos que invertir más tiempo en la traducción, lo que resultará en un coste mayor. Y como ninguno de nosotros quiere eso, basta con que te asegures de proporcionarnos algo 😉

Nosotros no incrustamos subtítulos en DCP, ya que no somos un laboratorio, pero si lo necesitas, podemos encargarnos de buscarte una solución.

No vamos a intentar convencerte de que los necesitas, pero sí vamos a plantearte un par de casos, para que juzgues por ti mismo/a:

  1. Con SPS en español, tu película sería accesible para cerca de un millón de personas sordas y con deficiencia auditiva solo en España.
  2. Y vamos más allá: con SPS en inglés, tu película podría verse en todos los países angloparlantes, empezando por potencias como EE. UU. o el Reino Unido, y además sería comprensible para unos 510 millones de hablantes no nativos de inglés en todo el mundo.

¿No crees que semejante público se merece cada céntimo invertido?

A grandes rasgos, los SPS incluyen más información acústica que los subtítulos convencionales, para ayudar a las personas con deficiencia auditiva a seguir la historia perdiéndose el mínimo de detalles posible. La información se puede codificar en forma de colores y anotaciones, dependiendo de las posibilidades técnicas del medio para el que estén destinados los subtítulos.

Si tu película no tiene mucho diálogo pero quieres que esté subtitulado, podemos ofrecerte una tarifa especial diferente de la tarifa habitual por minuto, que probablemente no te resulte atractiva. Ponte en contacto con nosotros para comprobar si tu película encaja en esta categoría.

No estamos seguros, pero hay teorías de que podría estar conservado criogénicamente en algún lugar en los alrededores de Disney World. Estaremos pendientes de cualquier novedad sobre el tema.

Además de nuestros servicios de traducción, podemos disponer del equipo necesario para proyectar los subtítulos in situ. Si te encuentras cerca de una de nuestras bases (Barcelona y Quebec), ponte en contacto con nosotros para consultar disponibilidades.

Por supuesto. Garantizamos que tu película está en buenas manos. De hecho, si no estáis del todo convencidos, siempre nos puedes enviar una copia de mala calidad o añadir una marca de agua al vídeo con tu nombre (o el nuestro, si lo prefieres).